20.000 pulseras de ciudad sin logo ni marca política

FullSizeRender

El alcalde de Vitoria y candidato a la reelección, Javier Maroto, distribuye estos días 20.000 pulseras de la ciudad que llevan la firma de la diseñadora vitoriana Maria Cle, premiada en la última pasarela Madrid Fashion Week. La pulsera presenta los colores de la bandera de Vitoria (roja y blanca) y lleva escrito el eslogan ‘Vitoria me gusta’, en euskera y castellano, las dos lenguas oficiales. Pese a encontrarse inmerso en la precampaña a la reelección, se han omitido nombres y marcas del partido.

La iniciativa se enmarca en una serie de acciones llevadas a cabo desde hace tiempo por Maroto por “poner a Vitoria-Gasteiz por encima de todo”, siglas incluidas, por un lado, y por reivindicar los símbolos de la ciudad y el amor por la bandera de Vitoria, por otro. De hecho, hace un año el alcalde encargó una bandera de Vitoria de grandes dimensiones que colocó en una de las zonas más céntricas de la ciudad.

Hace una semanas, el periódico local EL CORREO publicaba un reportaje sobre el uso de las pulseras en la simbología electoral.

pulsera volun

La ‘Cita con el Alcalde’ de Vitoria

javier maroto visita la calle federico baraibar. vitoria . 13-10-11

A los pocos días de ser elegido alcalde de Vitoria-Gasteiz, Javier Maroto (PP) puso en marcha  un programa institucional de participación ciudadana denominado ‘Cita con el Alcalde’. Un año después, complementó ese programa con ‘Cita con Comercios’. A través de estos programas pioneros en la política municipal en España, Maroto pretende conocer los problemas reales de ciudadanos particulares y autónomos.

Él lo explica de la siguiente manera: “A las pocas semanas de ser elegido alcalde, veía en la agenda que siempre me reunía con las mismas asociaciones, colectivos, empresarios… Hasta que un día comenté en mi equipo si no llamaba la ‘gente de la calle’, personas anónimas que no formaran parte de ninguna asociación. Me dijeron que sí, que llamaba mucha gente pero que los derivaban a los concejales o técnicos “porque todos no cabían en la agenda. Yo les dije que quería recibirles yo en persona, y fue ahí donde surgió este programa”.

‘Cita con el Alcalde’ ofrece un número de teléfono y una dirección de correo electrónico para poder concertar una entrevista. Los encuentros con el alcalde se pueden celebrar en su despacho de trabajo, en la calle, o, incluso, en el domicilio del interesado si presenta algún problema de movilidad. El programa ha gestionado desde su puesta en marcha más de 800 entrevistas personales, repartidas entre las 613 citas con el alcalde y las 214 visitas a comercios y pequeñas empresas de Vitoria.

Entre las gestiones realizadas este año a través de este programa destacan algunas como la colocación de unas escaleras para en las piscinas de un centro cívico para que las personas con movilidad reducida puedan bañarse, o la puesta en marcha de medidas de apoyo al comercio local a petición de los minoristas.

Maroto ha comentado en numerosas ocasiones que estas entrevistas personales “son lo más gratificante” de su agenda diaria, por cuanto le permiten conocer la realidad de la calle y las verdaderas prioridades de los ciudad.

El electo-trailer del alcalde de Vitoria, Javier Maroto

La campaña de Javier Maroto a la reelección como alcalde de Vitoria (Gana Vitoria) presentó recientemente un spot con el formato de ‘electo-trailer’, un recurso de la videopolítica muy habitual en otros países pero no muy frecuente aún en España. Hay muchos ejemplos en EE.UU, como éste de Rick Perry.

Os dejo el spot ‘Gana Vitoria’. Espero que os guste🙂

Campaña local: la ciudad por encima de todo

Os dejo el artículo sobre campañas locales que escribí en el primer número de la revista Beerderberg, dentro de la sección ‘En campaña permanente’. El artículo ofrece algunas pinceladas de las máximas que deben presidir las campañas electorales en municipios y provincias.

Podéis leerlo completo pinchando la imagen.

Espero que os guste!

Leer más de esta entrada

De ‘Vitoria en el corazón’ a ‘Que los nubarrones no tapen la realidad’ (5 spots políticos del alcalde de Vitoria)

El PP de Vitoria presentó hace dos semanas, dentro de la precampaña del alcalde, Javier Maroto, el spot ‘Que los nubarrones no tapen la realidad’, un video en el que insta a la ciudadanía a huir del pesimismo y poner en valor los 11 proyectos de ciudad, históricamente pendientes, que se han puesto en marcha esta legislatura en Vitoria. El video ha logrado un gran impacto sumando en sólo tres semanas más de 40.000 visitas entre Internet y Redes sociales (19.000 en youtube; y 23.000 en cargas directas de Facebook y periódicos digitales), además de emitirse en los cines de la ciudad durante las Navidades. Maroto lanzó su primer spot en el año 2010, cuando lideraba la oposición en el Ayuntamiento de Vitoria, con ‘Vitoria en el corazón’, al que le siguió el flashmobe con el que presentó su candidatura a alcalde de Vitoria, o sendos mensajes de felicitación navideña que sorprendieron, sobre todo el primero, por su emotividad. Aquí os dejo alguno de ellos:

Que los nubarrones no tapen la realidad (diciembre de 2014)

Un paso adelante (julio 2010)

El Alcalde de Vitoria felicita el año gastronómico (diciembre de 2013)

El alcalde de Vitoria felicita la Navidad (diciembre de 2012)

Vitoria en el corazón (enero de 2010)

No lo llames ‘eslogan’; llámalo ‘hashtag’

Hace un par de semanas, cuando el diario Público llevó a su principal titular de portada, a 5 columnas, el hashtag ‘#fórmulaRubalcaba’, ratifiqué (al margen de compartir o no el interés periodístico del citado titular) lo que venía barruntando desde hacía ya algunos meses: que el hashtag de Twitter había reinventado el tradicional eslogan del cartel electoral, o, lo que es lo mismo, que el eslogan, tal y como lo conocemos hoy en día, estaba en vías de extinción.

Son (somos) muchos los que defendemos desde hace tiempo que las redes sociales han cambiado la forma de hacer política. Políticos y partidos políticos ya no esperan a los 15 días de campaña para dirigirse a los ciudadanos; ahora lo hacen a lo largo de toda la legislatura, día a día, a través de sus perfiles y páginas de Facebook o Twitter. Y si, en precampaña y campaña electoral se apuesta por un eslogan central que comunique el mensaje del partido, ¿por qué no en campaña permanente? En este sentido, el hashtag es a la campaña permanente lo que el eslogan a la campaña electoral.

O, dicho de otra forma, esta cadena de caracteres precedidos de una almohadilla es una excelente herramienta para comunicar el mensaje en apenas tres o cuatro palabras -en Twitter los caracteres valen su peso en oro-, reiterarlo, fidelizarlo, y, sobre todo, compartirlo e interactuar con él: los admiradores de los perfiles actúan como altavoces del mensaje utilizando el hashtag como rúbrica de sus tweets, mensajes de Facebook o post, y eso contribuye a que el mensaje se propague como la pólvora. Y, sobre todo, perdure en el tiempo sin fecha de caducidad previamente establecida.

Hemos visto un ejemplo muy claro con el #fórmulaRubacaba del PSOE y la rapidísima y -en mi opinión acertada- réplica del PP: #rubalcabayaestaba. El fenómeno superó el eco de los Social Media y ocupó varias líneas de páginas de periódicos a través de sesudos análisis sobre si el hashtag socialista era más o menos acertado o si el del Partido Popular había logrado o no convertirse en trend topic.

Pero no han sido los únicos. Sin duda uno de los casos más llamativos ha sido el de David Cierco como candidato del PSOE a la alcaldía de Pozuelo de Alarcón, que utilizó el lenguaje de Twitter para elaborar su eslogan electoral, con este resultado: RT@davidcierco Pozuelo es más, tú decides. En este caso el eslogan no fue un hashtag sino un retweet!, una iniciativa inaudita en la historia electoral de España.

Al margen de los casos ya citados del PSOE y PP, si un partido se ha significado por el uso del hashtag como eje vertebrador de su mensaje político ha sido UPyD, que, incluso, ha llegado a utilizar hashtag como mareamagenta como marca blanca de sus perfiles en redes sociales. Así, @mareamagenta es desde hace tiempo un perfil administrado por UPyD en Twitter, al que se han sumado hashtag como #votoutil.

Pero, como si de un análisis DAFO se tratara, el uso indiscriminado de hastag por parte de políticos y partidos políticos también presenta su particular inventario de fortalezas y debilidades. Veamos algunas de ellas:

FORTALEZAS

  • 1. Oportunidad para comunicar el mensaje a lo largo de la campaña permanente.
    2. Versatilidad: a través del hashtag central, el político puede comunicar todo su programa.
    3. Difusión: el hecho de que lo compartan los seguidores amplifica su difusión.
    4. Identificación: a diferencia de lo que ocurre con el eslogan, los seguidores pueden utilizar el hashtag, modelarlo, jugar con él, compartirlo etc, lo que contribuye a reforzar la identificación del ciudadano con el político o el partido político y el sentimiento de pertenencia al mismo.
    5. Flexibilidad. El hashtag permite a los partidos políticos probar con distintos mensajes para calibrar su grado de penetración y su eficacia, además de adaptarse al momentum político.

DEBILIDADES

  • 1. Distorsión del mensaje. Dos hashtag pueden ser multitud. La flexibilidad anteriormente citada como fortaleza se puede convertir en debilidad. El uso indiscriminado de los hashtag y su adaptación a cada momento político puede distorsionar el mensaje y crear confusión en el ciudadano. Lo comprobamos recientemente en los días previos a la presentación de Rubalcaba como candidato del PSOE. Los socialistas lanzaron inicialmente el hashtag #fórmulaRubalcaba y posteriormente se decantaron por el de #conR. Sin embargo, en la presentación de la candidatura fueron muchos los que únicamente utilizaron el primero, mientras que el PP apostó sólo por uno, #rubalcabayaestaba, lo que, según algunos medios, hizo que el hahstag popular se convirtiera en el más utilizado aquellos días.
    2. Pérdida en el control del mensaje. En las redes sociales la unidireccionalidad se ha perdido. A menudo son otros los que hablan por ti, y este fenómeno tampoco es ajeno a los partidos políticos. Los propios simpatizantes pueden crear y difundir hashtag con cierto éxito sin que los partidos los acaben reconociendo porque no representan sus valores o/ni reflejan su mensaje en ese momento.

Fortalezas y debilidades aparte, si estamos hablando de que las redes sociales han cambiado la forma en la que los políticos se relacionan con los ciudadanos; si coincidimos en que las redes sociales tienen su propio lenguaje y que los @ y emitoconos forman parte del mismo; no nos debería extrañar que en lo sucesivo el eslogan comience por #. #yTúquéopinas?

Radiografía de la consultoría política

Hace ya unos meses el politólogo catalán Roger Fort se puso en contacto conmigo, además de con otros profesionales, para plantearme una serie de preguntas sobre el trabajo del consultor político, dentro de su proyecto de fin de master. El trabajo supone una completa radiografía de la consultoría política a la que he tenido la oportunidad de dejar mi particular impronta. En las próximas líneas os hago un breve resumen de algunos de los muchos aspectos que aborda la entrevista, compuesta por 37  preguntas divididas en 4 grandes bloques, y de mi particular visión sobre alguno de ellos:

Definición, tareas y objetivos del consultor político. Como señala Rafa Rubio en su recomendable blog, el papel real del consultor político “se aleja bastante de la imagen tradicional del Rasputín que maneja los hilos en la sombra, del spindoctor, el Maquiavelo moderno, que domina las claves de la ambiguedad y la mentira, o incluso del guru…”. Más bien al contrario. El consultor político es un profesional multiusos, a veces director de comunicación, a veces jefe de prensa, otras coacher, formador de portavoces, director de campaña, estratega, asesor personal… Más concretamente, y desde mi punto de vista, un consultor político es un profesional que ayuda a políticos y organizaciones políticas a comunicar mejor, tanto la propia marca como las políticas que se llevan a cabo. Es la persona encargada de encajar la estrategia política en la estrategia de comunicación. El consultor ayuda al político a implementar la metodología adecuada para identificar las preocupaciones de los ciudadanos, construir los mensajes, y a desarrollar las estrategias de comunicación necesarias para hacerlos llegar al público. Debe ser una persona de confianza del político, con formación en comunicación política y/o marketing político. El gran objetivo del consultor debe ser el de ayudar al político a implementar una metodología de trabajo orientada a escuchar a los ciudadanos, atender sus necesidades y hacer coincidir sus líneas de actuación con las demandas de la ciudadanía. Para ello, resulta fundamental la investigación de los temas. Un segundo objetivo dependiente de éste es el de ayudar a políticos y organizaciones políticas a comunicar mejor.

Influencia del consultor político. Depende de la importancia que el político otorgue a la comunicación en general y al papel del consultor político en particular. Si el político está plenamente convencido de la necesidad de contar con un consultor y le da libertad para trabajar, su papel será importante. Si el político sólo se acuerda del consultor cuando hay problemas y requiere de él soluciones de urgencia, su influencia se verá limitada y el potencial de su trabajo también.

Prototipo del político ideal desde el punto de vista del consultor. Aunque parezca de perogrullo, lo fundamental es que el candidato esté plenamente convencido de la necesidad de contar con un consultor político. Que confíe en él, en sus métodos, y sobre todo, en la capacidad de la comunicación política para ofrecer respuestas a las preguntas y habilitar las herramientas de comunicación necesarias para hacer llegar su mensaje y conectar con los públicos. Por otra parte, es muy importante que haya una relación de confianza entre ambas partes. En mi opinión, resulta fundamental que exista una importante complicidad entre el consultor político y el político para el que trabaja. El trabajo de un consultor político forma parte de la estrategia, por lo que debe tener acceso a la información. Por otra parte, el consultor político tiene mucho de coacher, y para ello hacen falta muchas horas de conversación entre político y consultor. Hace falta complicidad y empatía. De lo contrario, la relación no será del todo fructífera.

El aspecto ideológico. ¿Puede un consultor trabajar para un político ajeno a su ideología? Yo hablaría más de ética y confianza que de ideología, a no ser que el consultor tenga una ideología política tan definida y ‘militante’ que le cree problemas. Lo fundamental es que el consultor crea en el político para el que trabaja. En su honradez, en sus ideales, en su capacidad… Si él no se lo cree, es complicado que se lo acabe creyendo el público. La actividad del político, su mensaje, su modo de actuar y de comunicar, debe sustentarse en unos ideales, en unos principios éticos. Particularmente, creo en un modelo de consultor político full time, una persona de confianza del político y por lo tanto que forme parte de su equipo. Si el consultor no cree en la honradez del político en cuestión y en la legitimidad de sus objetivos, creo que es complicado que haga bien su trabajo. No obstante, también es cierto que un consultor puede trabajar en diseñar campañas puntuales o abordar aspectos concretos de la formación, para lo que no sería necesaria tanta implicación.

Recelos y oportunidades que despierta la consultoría política. Cada vez son más los políticos y partidos políticos que entienden que la el trabajo que desempeña un consultor no sólo es útil sino también necesario, siempre entendido desde su aspecto más estratégico. John Napolitan, considerado el padre de la consultoría moderna, establece una premisa sine quanom para que la relación entre el político y su consultor sea fructífera: “El consultor político no es una amenaza para el político, está de tu lado”. Históricamente se da un choque cultural entre las organizaciones políticas y la comunicación en general y la consultoría política en particular. De hecho, todavía hay muchos políticos que desconocen el papel del consultor político e incluso lo confunden con el jefe/a de prensa. Algunos partidos todavía mantienen vigente la antigua estructura de comunicación formada íntegramente por jefe/as de prensa concebidos como secretarios de prensa. La figura del jefe de prensa sigue siendo hoy en día necesaria, imprescindible diría yo, pero siempre compatible con un profesional con formación en comunicación política encargado de encajar la estrategia política en la estrategia de comunicación. El jefe de prensa es el profesional encargado de mantener la relación con los medios de comunicación (publicity), redactar notas de prensa, estar al tanto de lo que hablan los medios, informar y asesor al político sobre cómo relacionarse con los periodistas y preparar y afrontar las comparecencias públicas, etc. Es un trabajo, por lo tanto, fundamental y necesario. Pero diferente al del consultor político. Ambos son necesarios y compatibles. Sin embargo, son todavía pocos los partidos, instituciones y organizaciones políticas que han superado el modelo tradicional del jefe de prensa todoterreno para incorporar al staff la figura del consultor político con formación en comunicación y/o marketing político como responsable de comunicación. Si un político y su equipo –muy importante esto- no están convencidos de contratar a un consultor político, es mejor que no lo hagan, porque no servirá para nada. Hoy en día, los partidos políticos cada vez se están abriendo más, incorporando a personas con experiencia en la empresa privada, lo que les hace más permeables a la consultoría externa. En cualquier caso, y como señala Napolitan, es recomendable que el consultor político pertenezca al equipo de confianza del político. De lo contrario, su trabajo y también sus logros, se verán limitados. Al mismo tiempo, considero que si el consultor político trabaja durante toda la legislatura, la campaña permanente, en un puesto de confianza del político, muy próximo a él, bien sea dentro o fuera de la organización, estos recelos desaparecen, tanto por parte del político como por parte de su equipo y del propio partido.

Adjunto un video editado por Marketing Político en la Red sobre 15 recomendaciones de John Napolitan sobre ‘cómo aprovechar a un consultor político’:


El auge de la comunicación política. No sé si hablaría de auge o de mayor visibilidad, pero es evidente que nunca hasta ahora se ha hablado tanto de la consultoría política. En mi opinión, este fenómeno se produce por tres factores: la propia motivación de los profesionales de la política a ampliar sus conocimientos, además de la mayor sensibilidad de los políticos a mejorar y profesionalizar su comunicación; la proliferación en los últimos años de seminarios, postgrados y master en comunicación y marketing político; y, por último, la creciente publicación de blogs sobre comunicación política que sin duda ofrecen un importante valor añadido y son una fuente inagotable de información sobre esta disciplina. Son muchos los blogs que han nacido estos años en España. Considero que hay bitácoras de gran valor e interés, de profesionales reconocidos y otros jóvenes, estudiantes incluso, que aportan gran valor añadido y comparten buena parte de sus conocimientos de forma altruista y muy generosa. A los de Roger Fort y Rafa Rubio, anteriormente citados, podríamos sumar bitácoras como la de Xavier Peytibi, Daniel Ureña, Antoni Gutiérrez-Rubí, Ignacio Martín GranadosThe War RoomPolitica Redes, Sandra Bravo, Oscar Del Santo, Albert Medrán, David Espinós, Joseph M. Rochera, Yuri Morejón, Luis Arroyo, Toni Aira, Luis Miguel Díaz-Meco, Jorge Galindo o Pere Canal Oliveras, entre muchos otros. La enseñanza también ha mejorado mucho en los últimos tiempos. Considero que la asignatura pendiente es la enseñanza online; la mayoría de másteres que hay son presenciales y esto dificulta mucho su realización. Supongo que el futuro estará marcado por la realización de seminarios y programas online. La UAB es una de las Universidades pioneras a este respecto en España, y también es destacable iniciativas llevadas a cabo en otros países como la de Marketing Político en la Red, que realiza seminarios y programas formativos online para todo el mundo. Como señala Rafa Rubio en el post anteriormente citado, hay al menos estos master y postgrado en la materia: MCPC Universidad de Navarra, Unidad Editorial-Carlos III, Fundación Ortega y Gasset, CEU Luis Vives de Valencia, Universidad Complutense, ICADE, Máster en Gestión de la Comunicación Política y Electoral (UAB) y Màster en Marketing Polític. Estratègies i comunicació política (ICPS-UAB+UGR+USC) y el Master de la Universidad Pontificia de Salamanca. En este enlace al blog de Roger Fort se complementa el listado de postgrados relacionados con la comunicación política. El hecho de que cada vez se programen más seminarios y postgrados en la materia, unido al papel protagonista de redes sociales como Twitter, Linkedin o Facebook, hace que el networking entre los consultores políticos haya crecido exponencialmente en los últimos tiempos, lo que sin duda ayuda a la buena salud actual de la profesión.