Radiografía de la consultoría política

Hace ya unos meses el politólogo catalán Roger Fort se puso en contacto conmigo, además de con otros profesionales, para plantearme una serie de preguntas sobre el trabajo del consultor político, dentro de su proyecto de fin de master. El trabajo supone una completa radiografía de la consultoría política a la que he tenido la oportunidad de dejar mi particular impronta. En las próximas líneas os hago un breve resumen de algunos de los muchos aspectos que aborda la entrevista, compuesta por 37  preguntas divididas en 4 grandes bloques, y de mi particular visión sobre alguno de ellos:

Definición, tareas y objetivos del consultor político. Como señala Rafa Rubio en su recomendable blog, el papel real del consultor político “se aleja bastante de la imagen tradicional del Rasputín que maneja los hilos en la sombra, del spindoctor, el Maquiavelo moderno, que domina las claves de la ambiguedad y la mentira, o incluso del guru…”. Más bien al contrario. El consultor político es un profesional multiusos, a veces director de comunicación, a veces jefe de prensa, otras coacher, formador de portavoces, director de campaña, estratega, asesor personal… Más concretamente, y desde mi punto de vista, un consultor político es un profesional que ayuda a políticos y organizaciones políticas a comunicar mejor, tanto la propia marca como las políticas que se llevan a cabo. Es la persona encargada de encajar la estrategia política en la estrategia de comunicación. El consultor ayuda al político a implementar la metodología adecuada para identificar las preocupaciones de los ciudadanos, construir los mensajes, y a desarrollar las estrategias de comunicación necesarias para hacerlos llegar al público. Debe ser una persona de confianza del político, con formación en comunicación política y/o marketing político. El gran objetivo del consultor debe ser el de ayudar al político a implementar una metodología de trabajo orientada a escuchar a los ciudadanos, atender sus necesidades y hacer coincidir sus líneas de actuación con las demandas de la ciudadanía. Para ello, resulta fundamental la investigación de los temas. Un segundo objetivo dependiente de éste es el de ayudar a políticos y organizaciones políticas a comunicar mejor.

Influencia del consultor político. Depende de la importancia que el político otorgue a la comunicación en general y al papel del consultor político en particular. Si el político está plenamente convencido de la necesidad de contar con un consultor y le da libertad para trabajar, su papel será importante. Si el político sólo se acuerda del consultor cuando hay problemas y requiere de él soluciones de urgencia, su influencia se verá limitada y el potencial de su trabajo también.

Prototipo del político ideal desde el punto de vista del consultor. Aunque parezca de perogrullo, lo fundamental es que el candidato esté plenamente convencido de la necesidad de contar con un consultor político. Que confíe en él, en sus métodos, y sobre todo, en la capacidad de la comunicación política para ofrecer respuestas a las preguntas y habilitar las herramientas de comunicación necesarias para hacer llegar su mensaje y conectar con los públicos. Por otra parte, es muy importante que haya una relación de confianza entre ambas partes. En mi opinión, resulta fundamental que exista una importante complicidad entre el consultor político y el político para el que trabaja. El trabajo de un consultor político forma parte de la estrategia, por lo que debe tener acceso a la información. Por otra parte, el consultor político tiene mucho de coacher, y para ello hacen falta muchas horas de conversación entre político y consultor. Hace falta complicidad y empatía. De lo contrario, la relación no será del todo fructífera.

El aspecto ideológico. ¿Puede un consultor trabajar para un político ajeno a su ideología? Yo hablaría más de ética y confianza que de ideología, a no ser que el consultor tenga una ideología política tan definida y ‘militante’ que le cree problemas. Lo fundamental es que el consultor crea en el político para el que trabaja. En su honradez, en sus ideales, en su capacidad… Si él no se lo cree, es complicado que se lo acabe creyendo el público. La actividad del político, su mensaje, su modo de actuar y de comunicar, debe sustentarse en unos ideales, en unos principios éticos. Particularmente, creo en un modelo de consultor político full time, una persona de confianza del político y por lo tanto que forme parte de su equipo. Si el consultor no cree en la honradez del político en cuestión y en la legitimidad de sus objetivos, creo que es complicado que haga bien su trabajo. No obstante, también es cierto que un consultor puede trabajar en diseñar campañas puntuales o abordar aspectos concretos de la formación, para lo que no sería necesaria tanta implicación.

Recelos y oportunidades que despierta la consultoría política. Cada vez son más los políticos y partidos políticos que entienden que la el trabajo que desempeña un consultor no sólo es útil sino también necesario, siempre entendido desde su aspecto más estratégico. John Napolitan, considerado el padre de la consultoría moderna, establece una premisa sine quanom para que la relación entre el político y su consultor sea fructífera: “El consultor político no es una amenaza para el político, está de tu lado”. Históricamente se da un choque cultural entre las organizaciones políticas y la comunicación en general y la consultoría política en particular. De hecho, todavía hay muchos políticos que desconocen el papel del consultor político e incluso lo confunden con el jefe/a de prensa. Algunos partidos todavía mantienen vigente la antigua estructura de comunicación formada íntegramente por jefe/as de prensa concebidos como secretarios de prensa. La figura del jefe de prensa sigue siendo hoy en día necesaria, imprescindible diría yo, pero siempre compatible con un profesional con formación en comunicación política encargado de encajar la estrategia política en la estrategia de comunicación. El jefe de prensa es el profesional encargado de mantener la relación con los medios de comunicación (publicity), redactar notas de prensa, estar al tanto de lo que hablan los medios, informar y asesor al político sobre cómo relacionarse con los periodistas y preparar y afrontar las comparecencias públicas, etc. Es un trabajo, por lo tanto, fundamental y necesario. Pero diferente al del consultor político. Ambos son necesarios y compatibles. Sin embargo, son todavía pocos los partidos, instituciones y organizaciones políticas que han superado el modelo tradicional del jefe de prensa todoterreno para incorporar al staff la figura del consultor político con formación en comunicación y/o marketing político como responsable de comunicación. Si un político y su equipo –muy importante esto- no están convencidos de contratar a un consultor político, es mejor que no lo hagan, porque no servirá para nada. Hoy en día, los partidos políticos cada vez se están abriendo más, incorporando a personas con experiencia en la empresa privada, lo que les hace más permeables a la consultoría externa. En cualquier caso, y como señala Napolitan, es recomendable que el consultor político pertenezca al equipo de confianza del político. De lo contrario, su trabajo y también sus logros, se verán limitados. Al mismo tiempo, considero que si el consultor político trabaja durante toda la legislatura, la campaña permanente, en un puesto de confianza del político, muy próximo a él, bien sea dentro o fuera de la organización, estos recelos desaparecen, tanto por parte del político como por parte de su equipo y del propio partido.

Adjunto un video editado por Marketing Político en la Red sobre 15 recomendaciones de John Napolitan sobre ‘cómo aprovechar a un consultor político’:


El auge de la comunicación política. No sé si hablaría de auge o de mayor visibilidad, pero es evidente que nunca hasta ahora se ha hablado tanto de la consultoría política. En mi opinión, este fenómeno se produce por tres factores: la propia motivación de los profesionales de la política a ampliar sus conocimientos, además de la mayor sensibilidad de los políticos a mejorar y profesionalizar su comunicación; la proliferación en los últimos años de seminarios, postgrados y master en comunicación y marketing político; y, por último, la creciente publicación de blogs sobre comunicación política que sin duda ofrecen un importante valor añadido y son una fuente inagotable de información sobre esta disciplina. Son muchos los blogs que han nacido estos años en España. Considero que hay bitácoras de gran valor e interés, de profesionales reconocidos y otros jóvenes, estudiantes incluso, que aportan gran valor añadido y comparten buena parte de sus conocimientos de forma altruista y muy generosa. A los de Roger Fort y Rafa Rubio, anteriormente citados, podríamos sumar bitácoras como la de Xavier Peytibi, Daniel Ureña, Antoni Gutiérrez-Rubí, Ignacio Martín GranadosThe War RoomPolitica Redes, Sandra Bravo, Oscar Del Santo, Albert Medrán, David Espinós, Joseph M. Rochera, Yuri Morejón, Luis Arroyo, Toni Aira, Luis Miguel Díaz-Meco, Jorge Galindo o Pere Canal Oliveras, entre muchos otros. La enseñanza también ha mejorado mucho en los últimos tiempos. Considero que la asignatura pendiente es la enseñanza online; la mayoría de másteres que hay son presenciales y esto dificulta mucho su realización. Supongo que el futuro estará marcado por la realización de seminarios y programas online. La UAB es una de las Universidades pioneras a este respecto en España, y también es destacable iniciativas llevadas a cabo en otros países como la de Marketing Político en la Red, que realiza seminarios y programas formativos online para todo el mundo. Como señala Rafa Rubio en el post anteriormente citado, hay al menos estos master y postgrado en la materia: MCPC Universidad de Navarra, Unidad Editorial-Carlos III, Fundación Ortega y Gasset, CEU Luis Vives de Valencia, Universidad Complutense, ICADE, Máster en Gestión de la Comunicación Política y Electoral (UAB) y Màster en Marketing Polític. Estratègies i comunicació política (ICPS-UAB+UGR+USC) y el Master de la Universidad Pontificia de Salamanca. En este enlace al blog de Roger Fort se complementa el listado de postgrados relacionados con la comunicación política. El hecho de que cada vez se programen más seminarios y postgrados en la materia, unido al papel protagonista de redes sociales como Twitter, Linkedin o Facebook, hace que el networking entre los consultores políticos haya crecido exponencialmente en los últimos tiempos, lo que sin duda ayuda a la buena salud actual de la profesión.

 

Anuncios

Acerca de rafalaza
Asesor en comunicación política.

7 Responses to Radiografía de la consultoría política

  1. Gracias por la mecion y por luchar por la comunicacion politica online como una disciplina creible. Espero que podamos cooperar en el desarrollo del ‘marketing de atracción político’, un elemento fundamental para el futuro mas inmediato.

  2. sandrabravo says:

    ¡Muchas gracias por la mención, Rafa! Un post muy interesante y que da para mucho debate, ya que la relación entre políticos y asesores es un mundo apasionante y complejo. Y eso que llevo poco tiempo “en activo”, así que los más rodados seguro que tenéis mil experiencias que contar.
    Un abrazo,

    • rafalaza says:

      Gracias a ti, Sandra! La mención es obligada; tu blog es uno de mis favoritos, así que… Sí, la verdad es que es un tema complejo… No creas, ha sido una entrevista difícil, no es sencillo este tema, pero bueno, espero que al menos no haya ofendido a nadie con mi planteamiento… Gracias otras vez y un abrazo!

  3. Enhorabuena Rafa por la claridad y el contenido del artículo, que quisiera hacer extensible a Roger, por la iniciativa.

    A pesar de esta creciente visibilidad y auge de los que hablas, considero que aún resta un enorme camino por recorrer en el ámbito de la comunicación en general y del entorno político en particular, por lo que iniciativas como esta son enormemente de agradecer.

    A título individual, es un honor aparecer junto a personas de tan dilatada experiencia y probada capacidad profesional en el ámbito de la consultoría política.

    Un abrazo

    • rafalaza says:

      Hola Luis! Gracias a ti por leerlo y por la aportación que realizas a través de tu blog y las redes sociales. Coincido contigo en que todavía falta mucho… Cuesta mucho combatir el choque cultural, como lo llamo yo, pero es evidente que se van superando etapas, ¿no crees? Bueno, poco a poco… Un fuerte abrazo!

  4. HOLA RAFA SOY DE ECUADOR Y ESTOY ACTUALMENTE MATRICULADO EN UN PROGRAMA INTERNACIONAL QUE LLEVA ADELANTE LA UNIVERSIDAD SANFRANCISCO DE QUITO CON LA CAMILO JOSE CELA DE ESPAÑA CON EL OBJETIVO DE DARLE A MI PAIS LA PRIMERA PROMOCION DE CONSULTORES POLITICOS GRADUADOS EN ECUADOR Y ME GUSTARIA CONVERSAR O DIALOGAR SOBRE LA CONSULTORIA POLITICA Y LA GESTION DE GOBIERNO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: