Algo está cambiando

Dos consultoras españolas especializadas en comunicación política, Mas Consulting y Redondo & Asociados, han sido galardonadas recientemente con sendos Premios Pollie Awards 2010, considerados los Oscar de la Comunicación política. La asociación de consultores políticos de EEUU ha premiado la campaña de Redondo y Asociados para el PP Vasco en las últimas elecciones autonómicas vascas, mientras que la consultora dirigida por Daniel Ureña ha visto reconocida su excelente campaña de promoción de Cáceres como capital europea de la cultura. Este doble reconocimiento supone un antes y un después en la profesión y demuestra que la comunicación política en España goza de muy buena salud.

Es indudable que algo está cambiando en la escena política española: los partidos políticos y las instituciones cada vez son más conscientes de que la comunicación es estrategia y va mucho más lejos de enviar dos o tres notas de prensa a la semana.

La campaña viral diseñada por Mas Consulting para la candidatura Cáceres 2016 como capital europea de la cultura es un buen ejemplo de cómo hay que comunicar en Internet. Un video interactivo ofrece la posibilidad de poner una calle de Cáceres a nombre del usuario, en un original audiovisual en el que participan la alcaldesa de Cáceres y la presentadora Beatriz Collado. La iniciativa logra la empatía del ‘cacereño’ con el objetivo común de lograr que Cáceres sea capital europea, y, lo más importante: al igual que hiciera la candidatura de Obama en Internet, esta campaña logra también la bidireccionalidad del mensaje y que el ciudadano se sienta coopartícipe del éxito de la empresa.

La campaña de Redondo y Asociados para Antonio Basagoiti fue un éxito mucho antes de que los Pollie Adwards se fijaran en ella. Al margen del video ‘De mayor quiero ser lehendakari’, la habilidad de la campaña estuvo en saber interpretar un escenario electoral en el que el PP Vasco se jugaba mucho y en la que había que arriesgar para comunicar el cambio que había experimentado el partido tras la marcha de María San Gil. La apuesta por la política pop fue toda una declaración de intenciones y una confirmación de que en el PP Vasco había entrado aire fresco.

Anuncios