Lo que nunca se debe hacer en las redes sociales

Estaba echando un vistazo al blog de Xavier Peytibi y me he detenido en su penúltimo post, en el que ofrece una serie de pautas (9 para más señas) de cómo usar facebook por parte de los ayuntamientos. En realidad, las 9 directrices de las que habla Xavier bien se podrían aplicar a la mayoría de redes sociales y hacerse extensibles a partidos y organizaciones políticas. Cito algunas de ellas: hablar con las personas, publicar documentos, multimedia, ofrecer más información, recoger ideas… 

En mi opinión, y dando por buenas las pautas anteriormente citadas, el éxito en las redes sociales radica en conversar y dialogar, ofrecer valor añadido y tener mucha paciencia para la consecución de los objetivos marcados. 

Hace unos días, Albert Medrán nos contaba en su blog cómo un cargo del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Miguel Ángel Martín, llamó “mal follada” a la directora de TV3 en twitter tras la entrevista al president Montilla, y, no sólo eso, sino que luego borró el comentario pensando que no dejaría huella. Se equivocaba. 

Este es el fragmento en el que el político socialista insulta a la directora de TV3

En el Ayuntamiento de Vitoria, donde yo trabajo, un grupo político se refirió a un folower como “el muy hijo de puta” y sucedió lo mismo: para cuando lo trató de eliminar ya era tarde y otro de sus seguidores lo colgó en su perfil. 

Dicho lo cual, comentaré algunas de las cosas que nunca debe hacer un político u organización política en las redes sociales. Por supuesto, debe cuidar mucho su imagen -no hay que perder los nervios ni caer en provocaciones- y, sobre todo, y éste es un error muy repetido en redes sociales como facebook, no hay que confundir el muro de un amigo con un tablón de anuncios. Hay en facebook particulares, empresas, políticos y organizaciones políticas que apenas tienen presencia en su perfil. Casi nunca suben contenido a su muro ni comentan los enlaces de otros amigos ni se conectan al chat. Casi se podría decir que son invisibles. Pero de repente los susodichos sacan una nota de prensa, publican un evento o editan un video y entonces, de repente, de la noche a la mañana, se convierten en omnipresentes. Te bombardean por tierra, aire y mar. Invaden tu muro con el enlace de la noticia y/o video, lo que es un spam en toda regla, y por si esto fuera poco te etiquetan en el suyo. 

Cierto es que el bombardeo apenas dura unas horas, un par de días como mucho. Cuando el evento, video o noticia pierde actualidad, pasarán otros dos meses, más o menos, sin que sepas nada de esta persona, empresa, partido u organización política. Lo curioso es que esto no sólo te pasa a ti. Si entras en su muro te darás cuenta de que lo hace con todos sus amigos, e incluso podrás leer la leyenda ‘fulanito de tal ha publicado un enlace en el muro de fulanito de cual’, y debajo un descorazonador: ¡34 historias similares! 

Sobra decir que este tipo de comportamientos en las redes sociales, lejos de empatizar con tus seguidores, fidelizarlos o captar otros nuevos, genera rechazo y aborta de lleno cualquier estrategia en Internet. En resumen, ni favorece la conversación ni ofrece valor añadido. Es un ejemplo de lo que nunca se debe hacer en las redes sociales.

Algo está cambiando

Dos consultoras españolas especializadas en comunicación política, Mas Consulting y Redondo & Asociados, han sido galardonadas recientemente con sendos Premios Pollie Awards 2010, considerados los Oscar de la Comunicación política. La asociación de consultores políticos de EEUU ha premiado la campaña de Redondo y Asociados para el PP Vasco en las últimas elecciones autonómicas vascas, mientras que la consultora dirigida por Daniel Ureña ha visto reconocida su excelente campaña de promoción de Cáceres como capital europea de la cultura. Este doble reconocimiento supone un antes y un después en la profesión y demuestra que la comunicación política en España goza de muy buena salud.

Es indudable que algo está cambiando en la escena política española: los partidos políticos y las instituciones cada vez son más conscientes de que la comunicación es estrategia y va mucho más lejos de enviar dos o tres notas de prensa a la semana.

La campaña viral diseñada por Mas Consulting para la candidatura Cáceres 2016 como capital europea de la cultura es un buen ejemplo de cómo hay que comunicar en Internet. Un video interactivo ofrece la posibilidad de poner una calle de Cáceres a nombre del usuario, en un original audiovisual en el que participan la alcaldesa de Cáceres y la presentadora Beatriz Collado. La iniciativa logra la empatía del ‘cacereño’ con el objetivo común de lograr que Cáceres sea capital europea, y, lo más importante: al igual que hiciera la candidatura de Obama en Internet, esta campaña logra también la bidireccionalidad del mensaje y que el ciudadano se sienta coopartícipe del éxito de la empresa.

La campaña de Redondo y Asociados para Antonio Basagoiti fue un éxito mucho antes de que los Pollie Adwards se fijaran en ella. Al margen del video ‘De mayor quiero ser lehendakari’, la habilidad de la campaña estuvo en saber interpretar un escenario electoral en el que el PP Vasco se jugaba mucho y en la que había que arriesgar para comunicar el cambio que había experimentado el partido tras la marcha de María San Gil. La apuesta por la política pop fue toda una declaración de intenciones y una confirmación de que en el PP Vasco había entrado aire fresco.